jueves, 23 de abril de 2015

El significado de Mesías y Cristo

  
 La palabra "Mesías", más que un título es un apelativo que encontramos asignado a la persona de nuestro Señor Jesús, que según los traductores de la LXX (septuaginta) la han definido como "Ungido" o "Cristo". El ungimiento consistía en derramar sobre la cabeza de la persona el aceite consagrado para tal fin.  Ahora bien para poder comprender su verdadero significado, es necesario revisar en que casos aparece mencionado  y en relación con quién.

    El  término ungido se aplica en el Antiguo Testamento en relación con:
a.  Los Sacerdotes y el Sumos Sacerdote a los cuales se les derramaba el aceite sagrado sobre la cabeza pasando por su barba, hasta llegar al borde de sus vestiduras. Salmo 133:2 Es como el buen óleo sobre la cabeza, El cual desciende sobre la barba, La barba de Aarón, Y baja hasta el borde de sus vestiduras ( ref: Lev 4:3, 5, 16).
b.    Los Profetas: Estos recibían el nombre de" joi Cristoi Teou" que quiere decir: "Los ungidos de Dios". Salmo 115: 15  No toquéis, dijo, a mis ungidos, Ni hagáis mal a mis profetas.
c.    A los reyes de Israel es ocasiones se les menciona como "Cristos tou Kurion"  ™< el ungido del Señor > (1Sam 2:10, 35; 2Sam 1:14; Sal 2:2; 18:50; Hab 3:13).
    No es casualidad que a nuestro Señor se le atribuyan estos mismos títulos antes descritos, así como también  el de ungido. Apelativo que no rechazó sino que aceptó abiertamente (Mt 16:17; Mr 14:61-62; Jn 4:26).

    Pero paralelamente a esta definición de la persona de Cristo, encontramos algunas otras más, las cuales nos dan una clara y literal definición de quién es realmente Jesús, veamos cuales son:

1.-  Rom 8:34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; Aquí Pablo nos recuerda que la persona de Cristo ha sido la ofrenda escogida por Dios para nuestra expiación. Cristo es el que murió, el fue nuestro sustituto en la cruz y no hay nada que debamos a Dios porque El lo pago por nosotros. Cristo es el que murió y nadie puede condenarnos a aquellos que hemos puesto nuestra confianza en El.
2.-   Rom 9:5 de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén. La palabra que la LXX (septuaginta) usa para Dios es "theos" que quiere decir Dios único y verdadero, esta misma palabra traducida al hebreo significa Elohim y Yhwe, indicando primeramente su poder permanente y seguidamente su existencia in originada y eterna. Cristo es Dios y lo demostró de muchas maneras ejerciendo ese poder sobre todo le que le rodeó.
3.-  Rom 10:4 porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree. Todas las exigencias pasadas hechas por Dios fueron cumplidas por Cristo, El había venido a cumplir la ley y ha establecer su ley propia. Los Judíos habían añadido muchas ordenanzas a los diez mandamientos iniciales dados por Dios a Moisés, hasta llegar a los seis cientos trece mandamientos, pero Cristo en el cumplimiento de todos los mandamientos anteriores los resume solo a dos; "Amarás a Dios con todas tus fuerzas y a tu prójimo como a ti mismo". El vino a cumplir la ley nosotros solo debemos creer en El. Cristo es el fin de la ley y el principio de nuestra gracia, ya que esto es así es inútil que algunos continúen tratando de guardar la ley y los viejos mandamientos. 


martes, 14 de abril de 2015

¿Creer en Dios?

En una conversación con un chico de apenas 19 años, le pregunté si creía en Dios a lo que me respondió que el era creyente pero no precisamente en Dios y comenzó a hacer referencia a lo que enseñan en las escuelas (al menos aquí en España) sobre la teoría del big bang y la evolución. Repliqué su argumento con un ejemplo, le dije: Imagínate que colocamos en un cubo todas las piezas necesarias para armar un preciso reloj Suizo, seguidamente arrojamos a nuestro cubo un potente cartucho de dinamita encendido con el fin de que todo su contenido estalle, ¿crees que de allí saldrá un reloj Suizo funcionando a la perfección? El chico no supo que responder.

Muchas personas piensan al igual que el chico de nuestra experiencia que son creyentes, basan su fe en teorías aún imposibles de demostrar y sostenerse. Toda la creación funciona como un perfecto reloj Suizo debidamente sincronizado para que no exista el mínimo error, la tierra por ejemplo tiene 23,5 grados de inclinación, sobre su eje vertical norte sur, lo cual favorece a que se produzcan las estaciones del año que hacen que nuestro planeta sea realmente habitable; La distancia media del Sol a la Tierra es de aproximadamente 149 600 000 kilómetros y su luz recorre esta distancia en 8 minutos y 19 segundos, permitiendo que nuestro planeta tenga la temperatura correcta, ni excesivo calor ni mucho frío, para que se produzca la vida; Y que decir de la atracción Lunar y su efecto sobre las mareas, evitando así que las aguas de los mares inunden muchos continentes; Así como la capa de ozono la cual evita que los mortíferos rayos UBA calcinen toda la vida sobre la Tierra.

Me cuesta creer que hayan personas que fundamenten sus creencias en teorías que ni siquiera han sido probadas, de una explosión catastrófica no puede haber salido toda la sincronía que existe en todo el universo creado por Dios, de una explosión de las magnitudes que dicen los científicos ateos solo podría surgir el caos y el desorden, ningún planeta choca uno contra el otro, ni cometas, soles, estrellas, etc. Todo está debidamente colocado en su sitio correcto para evitar un incorrecto funcionamiento.


La Biblia nos dice que los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos. La próxima vez que tengas dudas sobre la existencia de Dios, echa un vistazo al cielo y a tu alrededor y piensa que solo un ser supremo y ordenado es capaz de mantener todo funcionando y en perfecto orden como lo vemos a diario. No basta con ser creyente, es necesario creer a la verdad, Jesucristo dijo YO SOY LA VERDAD, es necesario creer en el, el único Dios verdadero. ¿Crees esto?

lunes, 13 de abril de 2015

¿Como sabemos que estamos en el verdadero?

La Orotava, 12/04/2015.

Seguramente que  en algún momento en nuestra vida de creyentes en Cristo, hemos tenido dudas sobre la veracidad de nuestra fe en Dios, claudicamos si la fe que hemos depositado en la persona de Jesucristo es realmente auténtica y si realmente nos encontramos en la senda correcta. Para estas dudas el apóstol Juan nos da todas y cada una de las respuestas que necesitamos, para saber si realmente estamos en el camino verdadero que conduce hasta la misma morada de Dios.

Juan escribe en su primera carta lo siguiente:  1Jn 5:20 Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna. el habla con mucha convicción mencionando repetidas veces la palabra "sabemos", (unas 10 veces en sus cartas). Pero al leer este versículo arriba citado no se nos aclara realmente si estamos en la dirección correcta, Juan nos aclara estas dudas en su evangelio, y es por eso que veremos como esta palabra "verdadero" se encuentra asociada a la persona de Cristo y Dios en varias ocasiones y como en cada una de estas menciones se nos revela como podemos saber si realmente estamos en el verdadero.

¿Como sabemos que estamos en el verdadero?
Porque NO andamos en tinieblas:  Jn 1:9 Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. El que practica en pecado no viene a la luz para que sus obras no sean reprendidas, dicho de otro modo, los que estamos en la verdadera luz Cristo Jesús no practicamos el pecado, porque hemos venido a la luz, 1Jn_5:18 Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca.

Porque NO tenemos hambre de las cosas de este mundo:  Jn 6:32 Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés el pan del cielo, mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo. El hambre a la que me refiero aquí es espiritual, esa hambre que muchos tratan de saciar con los vicios y la mundanalidad vana que se encuentra a nuestro alrededor. La misma que padeció el hijo prodigo en la provincia apartada (Lucas 15:11-32), cuando deseaba  llenar su vientre de las algarrobas que comían aquellos cerdos a los que apacentaba, pero nadie le daba. Solo en la casa del padre hay el genuino pan que es Jesucristo y de quién debemos comer para encontrar la verdadera saciedad espiritual. El genuino creyente no desea de forma habitual y continua las bagatelas que este mundo ofrece, porque su apetito esta saciado por el genuino pan del cielo mostrado en la palabra de Dios.

Porque NO damos fruto para el mundo, llevamos fruto para Dios:  Jn 15:1 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. El árbol bueno da frutos buenos pero el árbol malo frutos malos, porque por sus frutos los conoceréis. La genuina salvación del alma no se consigue por medio de los frutos de actuación de nuestras obras en nuestra vida, pero las obras que realicemos serán el reflejo de que realmente hemos nacido de nuevo. Sabemos que estamos en el verdadero porque fructificamos para Dios al nutrirnos de la sabia que proviene de la vid verdadera Jesucristo, por medio de la lectura y meditación de las sagradas escrituras.

Porque NO negamos la divinidad de la persona de Jesucristo: Jn 17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. Me encanta esta frase que he resaltado porque refleja de forma enfática la veracidad de nuestro Dios el es el único ya que no hay otro como El, demostrándolo por medio de sus poderosas obras y milagros, transformó el agua en vino, resucitó muertos, multiplicó los panes y los peces, caminó sobre las aguas y al tercer día resucitó de los muertos; es Dios sobre todos los demás dioses inventados por el hombre y las religiones. 

Así que cabe la reflexión hoy: ¿estas en el verdadero?

Para ampliar un poco mas este tema, te invito a que leas este artículo:
(has clic aquí). 

domingo, 12 de abril de 2015

Comentario al Nuevo Testamento, William Hendriksen.

Comentario al Nuevo Testamento.
William Hendriksen.
(1900-1982).
Datos Biográficos:
Nació en Tiel (Holanda) emigró a Norteamérica a la edad de 10 años. Trabajó durante el día y estudió por la noche hasta conseguir una beca en el Calvin College de Grand Rapids (Michigan). Allí se graduó en teología en 1921 y se doctoró en 1934. Obtuvo un segundo doctorado en el Princeton Theological Seminary. Ordenado al ministerio de la Iglesia Cristiana Reformada sirvió como pastor en varias congregaciones del estado de Michigan. 


Fue profesor del Nuevo Testamento en el Seminario Calvino a partir de 1943, junto a Louis Berkhof (v.). Lingüista nato llegó a leer en más de 20 idiomas. Aprendió el español después de jubilarse de su labor pastoral. 

Sus comentarios al NT son de los más apreciados y leídos en el mundo evangélico. En ellos aúna la erudición y la espiritualidad; la exégesis y la pastoral; la fe y la práctica, como ningún otro antes lo había conseguido


(has clic aquí para leer en Google drive).

Comentario al Nuevo Testamento. William Hendriksen.
(has clic aquí para descargar carpeta.rar).




jueves, 9 de abril de 2015

Comentario Macarthur del Nuevo Testamento, JUAN



En las páginas de estos comentarios expositivos no se percibe solamente un gran conocimiento de la Biblia, sino un amor y un celo profundos por la Palabra de Dios y por el Dios de la Palabra. John MacArthur hace una valiosa contribución a la interpretación y aplicación del texto bíblico que se refleja en una exégesis cuidadosa, una gran familiaridad con el escritor inspirado y su contexto, así como en variadas explicaciones e ilustraciones prácticas. Representa un excelente recurso para la preparación de sermones, el estudio personal, estudiantes en seminarios y la vida devocional.


(has clic aquí para descargar).





El pastor John MacArthur (1939- )es ampliamente conocido por su forma exhaustiva y transparente de enseñar la Palabra de Dios. Es un pastor de quinta generación, un escritor y conferencista conocido que ha servido como pastor y maestro desde 1969 en Grace Community Church de Sun Valley, California. Con su esposa Patricia son padres de cuatro hijos ya adultos y quince nietos.
Su labor pastoral se ha extendido por todo el mundo a través de su ministerio Grace to You, que también tiene un ministerio en español conocido como Gracia a Vosotros. Grace to You tiene oficinas de satélite en siete países. Además de producir programas radiales que se transmiten en unas 2 mil radioemisoras a través del mundo, Grace to You distribuye libros, programas grabados en cintas de audio y DVDs grabados por John MacArthur.
John es presidente del Master’s College y Seminary y ha escrito cientos de libros y guías de estudio, todos bíblicos y prácticos. Algunos de sus libros de mayor venta incluyen: El Evangelio según Jesucristo, la verdad en guerra, El asesinato de Jesús, Doce hombres comunes y correintes, Doce mujeres extraordinarias y la Biblia de estudio MacArthur, con la que en 1998 recibió la medalla de Oro de la ECPA (evangelical Christian Publishers Association).
Fuente: http://www.gracia.org

lunes, 6 de abril de 2015

Cristo el verdadero. txt, mp3

Sta. Cruz, Tenerife, España, 05 abril 2015.
   La Orotava 23 Agosto 2015
Lectura:
Jn_1:9 Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo.
Jn_6:32 Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés el pan del cielo, más mi Padre os da el verdadero pan del cielo.
Jn_15:1 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.
Jn_17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.
Heb_8:2 ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre.

Aquí los escritores usan una palabra muy significativa para describir al Señor: dicen que Jesús era la luz real, el pan verdadero, la vid verdadera, Dios verdadero y el verdadero tabernáculo. En griego hay dos palabras que se parecen mucho para describir este concepto. La versión Reina-Valera usa verdadero(a) para las dos; pero tienen diferentes matices. La primera palabra es aléthés, que quiere decir verdadero como opuesto a falso; es la palabra que usaríamos para decir que una aseveración es verdad o lo que estoy diciendo es la verdad. La segunda palabra es aléthinós, que quiere decir real o genuino, lo opuesto a irreal. Y esta última tiene relación siempre con lo divino, celestial, se relaciona con Dios, Cristo y su palabra.
NOTA:
“Verdadero”, aparece 27 veces en el NT
Luk_16:11, Joh_1:9, Joh_4:23, Joh_4:37, Joh_6:32, Joh_7:28, Joh_15:1, Joh_17:3, Joh_19:35, 1Th_1:9, Heb_8:2, Heb_9:24, Heb_10:22, 1Jo_2:8, 1Jo_5:20 (3), Rev_3:7, Rev_3:14, Rev_6:10, Rev_15:3, Rev_16:7, Rev_19:2, Rev_19:9, Rev_19:11, Rev_22:5-6 (2)
G228: alethinos (ληθινός, G228), relacionado con Nº 1, denota verdadero en el sentido de real, ideal, genuino. Se emplea: (a) de Dios (Jua_7:28; cf. Nº 1 en 7:18, más arriba; 17:3; 1Ts_1:9; Apo_6:10); estos declaran que Dios cumple el significado de su nombre, él es «el verdadero Dios», en distinción a todos los otros dioses, que son falsos (alethes, véase Jua_3:33 en Nº 1, significa que él es veraz, fiel en todos sus pronunciamientos, que no puede mentir); (b) de Cristo (Jua_1:9; Jua_6:32; Jua_15:1; 1Jn_2:8; 1Jn_5:20, tres veces; Apo_3:7, Apo_3:14; Apo_19:11); su juicio (Jua_8:16, en los textos más comúnmente aceptados, en lugar de Nº 1); (c) de las palabras de Dios (Jua_4:37; Apo_19:9; Apo_21:5; Apo_22:6); en los últimos tres pasajes el significado es equivalente al del Nº 1; (d) de sus caminos (Apo_15:3); (e) de sus juicios (Apo_16:7; Apo_19:2); (f) de sus riquezas (Luc_16:11); (g) de sus adoradores (Jua_4:23); (h) de los corazones de ellos (Heb_10:22); (i) del testimonio del apóstol Juan (Jua_19:35); (j) del tabernáculo celestial, anti típico (Heb_8:2; Heb_9:24), no en el sentido de que el tabernáculo en el desierto fuera falso, sino que era una débil copia terrena del celestial.¶ (tomado del diccionario VINE).

Así que todo lo que le representó antes de su venida tan solo era una figura opaca y sombría del modelo real y auténtico que vendría, en cada referencia mencionada vemos cuales son las figuras usadas para mostrarnos su auténtica realidad, veamos cuales son.

Cristo la verdadera luz ante la oscuridad de nuestros pecados.

Jn_1:9 Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo.
El Que sí era la luz real era el Que, en Su venida al mundo, da la luz a todas las personas. (versión literal).

Aquí Juan usa una palabra muy significativa para describir a Jesús: dice que Jesús era la luz real. Así pues, lo que Juan está diciendo es que Jesús es .la luz` real que viene a iluminar a la humanidad. Antes de que Jesús viniera, había: otras luces que seguían las personas. Algunas eran parpadeos de la verdad; otras, vislumbres fugaces de la realidad; otras, fuegos fatuos, o meras luciérnagas... Todavía existen las luces fugaces, y los fuegos artificiales, y quienes se conforman con ellos; pero sólo Jesús es la luz genuina, la luz real que guía a las personas en su camino.

En el A.T. encontramos algunas figuras de Cristo como la luz, entre ellas se hallaba el candelero en el lugar santo del tabernáculo. Este era de oro puro labrado a martillo, mostrándonos el carácter divino y puro del Señor. Pero la luz que este irradiaba era alimentada por el aceite puro de olivas machacadas que era colocado en los depósitos que a su vez empapaban las mechas que hacían arder los candiles; Pero estas mechas se desgastaban y era necesario un mantenimiento continuo y un recambio recurrente, producto del desgaste por el fuego. Esta figura era tan solo una sombra vaga de la genuina luz que nos visitaría, plasmada en la bendita persona de Cristo. El no solo era lo opuesto a estas figuras Él es lo real y genuino ante las figuras que en el pasado le representaron.

Los hombres amaron más las tinieblas que la luz porque sus obras eran malas, esta es la razón por la que las personas son condenadas por no querer venir  a la luz. Jn 3:19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Jn 3:20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.

Cristo el verdadero pan ante la necesidad hambrienta de Dios.

Jn_6:32 Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés el pan del cielo, más mi Padre os da el verdadero pan del cielo.
Era tradicional referirse al maná como "el pan de Dios" (Sal_78:24 ; Exo_16:4  S); y los rabinos creían firmemente que, cuando viniera el Mesías, repetiría el milagro del maná. La provisión del maná se consideraba la obra cumbre de la vida de Moisés, y el Mesías no podría por menos de superarla.
La respuesta de Jesús era doble. En primer lugar, les recordó que no había sido Moisés el que les había dado el maná, sino Dios. Y en segundo lugar, les dijo que el maná no había sido el verdadero pan de Dios, sino sólo un símbolo. El pan de Dios era el Que había descendido del Cielo para dar a la Humanidad, no la simple satisfacción del hambre física, sino la vida. Jesús presentaba Sus credenciales de que la única verdadera satisfacción se encuentra en Él. 

El pecado se representa generalmente como un hambre espiritual, lo podemos ver reflejado en la parábola del hijo pródigo; Cuando este lo hubo malgastado todo, se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella provincia para trabajar como apacentador de cerdos. Y él deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. Tenía hambre y el mundo no podía saciar esa necesidad. Así que comenzó a recordar como en la casa de su padre sus jornaleros tenían abundancia de pan,  esta necesidad le llevó a tomar una decisión acertada la de buscar el lugar donde si saciarían su  hambre. Solo en la casa de su padre estaba lo que él necesitaba solo allí él podía satisfacer su hambre de pan.   Es por eso que el Señor se presenta como el verdadero pan, no una mera figura sino la esencia verdadera de la solución al problema del hambre de la humanidad de Dios.

Cristo la vid verdadera el único sustento espiritual que nos permite fructificar para Dios
            Jn_15:1 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.
Jesús, como en otras ocasiones, elabora en este pasaje figuras e ideas que eran parte de la herencia religiosa de la nación judía. Una y otra vez en el Antiguo Testamento, Israel se representa como la parra o la viña de Dios. «La viña del Señor de los ejércitos es la casa de Israel» (Isa_5:1-7 ). "Yo te planté de pura cepa,» es el mensaje de Dios a Israel por medio de Jeremías (Jer_2:21 ). Ezequiel 15 compara a Israel a una vid cuya madera no sirve nada más que para el fuego, y Eze_19:10-14  con una parra en medio de la viña, que luego es arrojada al desierto. «Israel es una frondosa parra» Ose_10:1 ). "Te trajiste una vid de Egipto» Sal_80:8 ). La vid había llegado a ser de hecho el símbolo de la nación de Israel. Era el emblema que aparecía en las monedas de los Macabeos. Una de las glorias del templo era la gran vid de oro que había en la fachada del lugar santo. Muchos grandes hombres habían considerado un gran honor ofrendar oro para un manojo de uvas o aun para una sola uva de aquella vid. La vid era una pieza especial de la imaginería judía, y el mismísimo símbolo de Israel.

Cristo como el único Dios verdadero en busca de genuinos adoradores.
            Jn_17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.
Jn_20:17 Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.
Rom_1:8 Primeramente doy gracias a mi Dios mediante Jesucristo con respecto a todos vosotros, de que vuestra fe se divulga por todo el mundo.
Apc_3:12 Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo.

En la lxx theos se traduce, con pocas excepciones, a las palabras hebreas Elohim y Jehová, indicando la primera su poder y preeminencia, y la segunda su existencia in originada, inmutable, eterna y auto sustentable.

Tomás es un vívido ejemplo del sometimiento de un discípulo a su Dios y Señor, ante la duda e incredulidad, no fue necesario que su dedo tocase aquellas heridas en las manos y el costado del Señor. Solo su presencia bastaba para hacerle cambiar de opinión y transformar aquel corazón incrédulo en un genuino adorador, expresadas en estas palabras: Joh 20:28 Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!

Jn 4:23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.
Jn 4:24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

Cristo el verdadero tabernáculo ante la necesidad de un Dios cercano.
Heb_8:2 ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre.
            Dios siempre ha querido relacionarse con sus criaturas, lo podemos ver desde el mismo huerto del Eden como Él se paseaba al aire del día en compañía de su obra prima: Adán y Eva, pero esta relación continuó con Enoc de quien se dice que camino con Dios hasta que fue arrebatado al cielo sin ver muerte. Israel no fue la excepción. Israel había conocido en Egipto a un Dios justiciero que con mano dura había hecho grandes maravillas para librar a su pueblo de sus captores, pero con su pueblo era un Dios con el cual quería tener un acercamiento más cercano que con las demás naciones, Dios quería habitar en medio de su pueblo y para eso construyó el tabernáculo.

            Pero este era tan solo una figura vaga de lo que habría de venir, el verdadero tabernáculo el Emanuel que quiere decir “con nosotros Dios”


(haz clic aquí para escuchar o descargar).

miércoles, 1 de abril de 2015

Doctrina de la elección, Jhon Macarthur, mp3

Jhon Macarthur

Cuatro mensajes en formato .mp3 para escuchar y descargar.

Un enfoque Bíblico de la tan controvertida enseñanza de la elección. 


(haz clic aquí, para escuchar o descargar).