sábado, 3 de octubre de 2015

La auténtica adoración. txt, mp3

19/09/2015
La Orotava, 04/10/2015.

Lec: Juan 4:23-24 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

Definición de la palabra adoración:
En el Antiguo Testamento adorar estaba representada por la palabra  shajah  H7812 (שָׁחָה),  que podía significar adorar, postrarse, bajarse, inclinarse. Esta palabra se encuentra en el hebreo moderno con el sentido de «inclinarse o agacharse», pero no en el sentido general de «adorar». El hecho de encontrarse más de 170 veces en el Antiguo Testamento demuestra un poco de su significado cultural. Lo encontramos por primera vez en Gén_18:2 en donde Abraham «se postró en tierra» delante de los tres mensajeros que le anunciaron que Sara tendría un hijo.

El acto de inclinarse en homenaje o reconocimiento de autoridad y sumisión se hace generalmente delante de un superior o un gobernante. Por eso David se «inclinó» ante Saúl 1Sa_24:8. A veces alguien se inclina ante uno que es social o económicamente superior, como cuando Rut se «inclinó» delante de Booz Rut_2:10.

José vio en un sueño que las gavillas de sus hermanos se «inclinaban» ante su gavilla Gén_37:7-10. Shajah es el término que comúnmente se usa para llegar ante Dios en adoración (como en 1Sa_15:25 y Jer_7:2). A veces se usa otro verbo que significa inclinarse físicamente, seguido por «adorar», como en Éxo_34:8: «Y entonces Moisés, apresurándose, bajó la cabeza hacia el suelo y adoró».

En el Nuevo Testamento la palabra que se emplea para adorar es proskuneo  (de pros, hacia, y kuneo, besar). G4352 προσκυνέω. Se traduce «hacían reverencia» (Mar_15:19; rv: «adoraban»); véanse también ARRODILLARSE, POSTRARSE, SUPLICAR. Así que proskuneo (προσκυνέω, podría significar hacer reverencia, dar obediencia a. Es la palabra que con más frecuencia se traduce adorar. (Diccionario Vine del Antiguo y Nuevo  Testamento).

Aspectos de la genuina adoración
Heb 10:22. Acerquémonos con corazón sincero, en plena Certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

El escritor a los Hebreos detalla previo a este versículo el cómo hemos podido llegar a  acercarnos a Dios, en el verso 19 la última parte dice: “por la sangre de Jesucristo”, continuando en el versículo 20 por su encarnación abrió el camino nuevo y vivo a través del velo y finalmente en el verso 21 por ser el nuestro gran Sumo Sacerdote. Tres razones contundentes de porque debemos y podemos acercarnos a Dios confiadamente para orarle y adorarle.

La adoración es más una aptitud que una actitud, Solo Dios nos puede capacitar para que le adoremos nos creó con esa capacidad de rendirle adoración,  solo que el pecado original interrumpió esa facultad otorgada por el Creador y que ha sido recuperada por y mediante la obra de Cristo en la cruz.

Pero no podemos acercarnos al “lugar santísimo” de cualquier manera, debemos considerar cuatro aspectos que deben estar presentes en cualquier adorador genuino de Dios.

a.- “corazón sincero”: No es la expresión fría de un rezo aprendido que denota un hueco sentimiento sin sentido lo que representa la genuina adoracion. Es la manifestación sincera y espontánea de alguien que reconoce que no merece estar en ese lugar santísimo, pero que al mismo tiempo sabe que si está es por pura gracia inmerecida. No puede haber lugar para la hipocresía y falsedad si nos reconocemos así delante de Dios cuando le adoramos.

b.- “en plena certidumbre de fe”: Es por la fe que hemos recuperado el camino de la verdadera adoración y acercamiento a Dios, por la fe andamos y vivimos, no necesitamos nada tangible, como imágenes o música de fondo para rendirle una adoración autentica tal y como Dios desea y se merece. En seis ocasiones en el N.T. el Señor manifiesta que por medio de la fe en El es que se alcanza la salvación (Mt 9:22; Mr 10:52; Lc 7:50;8:48;17:19;18:42 "tu fe te ha salvado"). Una convicción plena sin lugar a ninguna duda. Ninguna persona que no halla experimentado el nuevo nacimiento por medio de una plena certidumbre de fe, podrá presentar una genuina adoración al Padre.

c.- “purificados los corazones de mala conciencia”: No podemos adorar a Dios con libertad, sin que se interponga entre nosotros y El una vida llena de actitudes que no le agradan. Es por eso que el apóstol Pablo nos exhorta a examinarnos antes de ser partícipes de la mesa del Señor 1Co_11:28 “Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa”. Debe haber un tiempo previo a la adoración de auto examen y confesión íntima con nuestro Salvador.

d.- “y lavados los cuerpos con agua pura”: el contexto deja claro a que se refiere el escritor con esta frase, el paso seguido de la confesión es el lavamiento por medio de la palabra de Dios, eso fue lo que les dijo el Señor a sus discípulos en Jn_15:3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Seguramente en el pensamiento del autor está el momento de la purificación sacerdotal, pero para nosotros en la actualidad somos purificados por medio de la lectura y meditación de la bendita y poderosa palabra de Dios.

     Todo verdadero adorador debería cumplir en su vida personal y cotidiana estos sencillos y efectivos pasos para rendir a nuestro Dios y Salvador una genuina y auténtica adoración.

Cuando debemos adorar a Dios.
·         Cuando vemos nuestras oraciones respondidas:
Gen_24:26 El hombre entonces se inclinó, y adoró a Jehová,  (el siervo de Abraham  al ver su oración respondida)                  

·     Cuando recordamos que hemos gustado la misericordia de Dios, la salvación de nuestras almas,  esa que hemos recibido de Él. Debemos adorar al ser objeto de la misericordia de Dios, recordando nuestra salvación.
Exo_12:27 vosotros responderéis: Es la víctima de la pascua de Jehová, el cual pasó por encima de las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a los egipcios, y libró nuestras casas. Entonces el pueblo se inclinó y adoró
Jn 9:38 Y él dijo: Creo, Señor; y le adoró.

·         Cuando vemos como Dios pelea por nosotros en medio de nuestras batallas.
Jos_5:14 El respondió: No; más como Príncipe del ejército de Jehová he venido ahora. Entonces Josué, postrándose sobre su rostro en tierra, le adoró; y le dijo: ¿Qué dice mi Señor a su siervo? Josué antes de salir a la batalla contra Jericó, le adora y se somete a lo que Dios tiene que decirle.
Jdg_7:15 Cuando Gedeón oyó el relato del sueño y su interpretación, adoró; y vuelto al campamento de Israel, dijo: Levantaos, porque Jehová ha entregado el campamento de Madián en vuestras manos.

·         Cuando dedicamos o consagramos algo para el servicio de Dios.
1Sa_1:28 Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová. Y adoró allí a Jehová.

·         Cuando la muerte nos ha arrebatado a un ser querido.
2Sa_12:20 Entonces David se levantó de la tierra, y se lavó y se ungió, y cambió sus ropas, y entró a la casa de Jehová, y adoró. Después vino a su casa, y pidió, y le pusieron pan, y comió.

·         Cuando vemos las promesas de Dios cumplidas en nuestra vida.
1Rey 1:47 y aun los siervos del rey han venido a bendecir a nuestro señor el rey David, diciendo: Dios haga bueno el nombre de Salomón más que tu nombre, y haga mayor su trono que el tuyo. Y el rey adoró en la cama.

·         Cuando la dura prueba y la adversidad azota nuestra vida.
Job_1:20 Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró,

En conclusión debemos adorar a Dios en todo momento, en todo lugar, en cualquier circunstancia de nuestra vida, sea de gozo o de tristeza, de salud o de enfermedad.

A quienes no se debe adorar.
Satanás: Mt 4:9-10 y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Entonces Jesús
le dijo: Vete, Satanás, Porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.

Las persona: Hch 10:25-26 Cuando Pedro entró, salió Cornelio a recibirle, y postrándose a sus pies, adoró. Mas Pedro le levantó, diciendo: Levántate, pues yo mismo también soy hombre.

Figuras o imágenes: Exo 20:4-5 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 1Co 10:7, 14  Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar. Por tanto, amados míos, huid de la idolatría.

       Los Ángeles: Apc 19:10 Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía. Apc 22:8-9 Yo Juan soy el que oyó y vio estas cosas. Y después que las hube oído y visto, me postré para adorar a los pies del ángel que me mostraba estas cosas. Pero él me dijo: Mira, no lo hagas; porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios.

      Permita Dios que esta pequeña reflexión nos ayude a recapacitar de qué manera estamos adorando al único Merecedor de recibir tal honor, nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.

(haz clic aquí para escuchar o descargar).