sábado, 17 de septiembre de 2016

Que podemos hacer o no, con la palabra (la Biblia)

TRAZAR LA PALABRA: 2Ti 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.
"procura con diligencia":  Esta palabra denota la persistencia ferviente en lograr una meta.
"usa bien": Literalmente, hacer un corte recto, o dividir en ciertas porciones. Se refiere a la exactitud que requieren ciertos oficios como la carpintería o labores artesanales. La precisión y la exactitud se requieren en la interpretación bíblica , mas que cualquier otra ocupación ya que el intérprete esta tratando con la palabra de Dios.

COMER DE LA PALABRA: Mat 4:4 El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.
El único alimento beneficioso para el alma es la genuina y auténtica palabra de Dios. Por seo cada vez que la leemos y meditamos en ella nos estamos nutriendo de forma espiritual. 

CREER A LA PALABRA: Mat 8:8 Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará.
El reconocimiento de la veracidad de las sagradas escrituras debe ir acompañado de una fe inquebrantable, creyendo fielmente lo que Dios describe por medios de ella.

SEMBRAR LA PALABRA: Luc 8:11 Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios.
La analogía que el mismo Señor usa aquí en relación con la palabra de Dios deja claro cual debe ser nuestra actitud ante ella, somos sembradores de la divina semilla y como tales debemos buscar corazones preparados para que ella germine y de frutos para Dios.

CONFIRMAR LA PALABRA: Luc 22:32 pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos.
Así mismo como nosotros hemos sido afirmados, confortados...etc, del mismo modo tenemos la obligación por la palabra de llevar ese consuelo y lo que haga falta a los que nos rodean en este contexto específico a nuestros hermanos.

MINISTRAR LA PALABRA: Luc 1:2 tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra,
"ministros de la palabra". Las fuentes primarias de Lucas fueron los apóstoles mismos quienes comunicaron los hechos acerca de la vida de nuestro Señor Jesús tanto por transmisión oral como memorias escritas que Lucas tuvo a su disposición. Así mismo nosotros debemos ministrar la palabra escrita que se nos ha puesto a disposición.

COMPARTIR LA PALABRA: Jua 4:39 Y muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en él por la palabra de la mujer, que daba testimonio diciendo: Me dijo todo lo que he hecho.
La palabra de Dios cual fuente inagotable que sacia la sed del alma, no solo debemos beber de ella sino que compartirla con aquellos que tienen sed de salvación y justicia. tal lo hizo la mujer samaritana referida en el capítulo 4 de Juan.

SER MORADA A LA PALABRA: Jua 5:38 ni tenéis su palabra morando en vosotros; porque a quien él envió, vosotros no creéis.
Toda persona que recibe a Cristo como su Salvador personal pasa a ser morada o casa espiritual de Dios, el mismo se convierte en un recipiente donde a demás habita la poderosa palabra de Dios, palabra que recibe diariamente por la meditación y la lectura.

Pero hay algunas cosas que no debemos hacer con la palabra de Dios.
INVALIDAR LA PALABRA: Mat 7:13 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella;
A pesar del llamamiento que Dios hace a la humanidad por la palabra de entrar por la puerta estrecha, puerta que se presenta por la persona de Cristo, la gran mayoría de personas rechazan esta invitación desestimando y pretendiendo invalidad lo que Dios nos ha mostrado por su palabra.

CUESTIONAR LA PALABRA: Jua 6:60 Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír?
La palabra de Dios es in errante, osea que es imposible que Dios se equivoque, si sabemos esto aceptaremos lo que ella nos muestra, nos guste o no, nos convenga o no.

¿Y tú que harás con la poderosa palabra de Dios?








sábado, 10 de septiembre de 2016

"Sed Llenos".

08 /12/2015.
La Orotava, 11/09/2016

 Introducción:

Un vaso es un recipiente que se usa comunmente en nuestra vida cotidiana y en la palabra de Dios se usa esta figura para designar nuestros cuerpos o a las personas tal y como lo encontramos en 1Sa_21:5 Y David respondió al sacerdote, y le dijo: En verdad las mujeres han estado lejos de nosotros ayer y anteayer; cuando yo salí, ya los vasos de los jóvenes eran santos, aunque el viaje es profano; ¿cuánto más no serán santos hoy sus vasos? David se refiere a los cuerpos de los jóvenes como vasos santos, Pablo del mismo modo hace referencia al mismo simil en 2Co_4:7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros. La expresión griega “vasos de barro”, significa “barro cocido” y se refiere a vasijas de barro. Estas eran baratas, frágiles y reemplazables, pero al mismo tiempo eran útiles para muchas tareas domesticas necesarias. Algunas veces se usaban para almacenar joyas, dinero o documentos importantes, pero con mayor frecuencia se usaban para contener desechos orgánicos. Un uso honroso y otro no tanto para el mismo intrumento. De hecho el mismo apostol Pablo se refiere a los escogidos osea a los creyentes como a vasos de misericordia, Rom_9:23 y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria, asi que Dios los ha preparado para su gloria y no para usos de deshonra.
Si somos representados en la palabra de Dios como vasos, surge la pregunta ¿de que debemos estar llenos? o también ¿de que No debemos llenarnos? Quisiera empezar por lo último. 

¿De que NO debemos “ser llenos”?
             Una lista completa.
La palabra atestados es la misma usada en el griego para llenados o completos. Rom 1:29-32 estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.

De temor.
Jue_20:41 Entonces se volvieron los hombres de Israel, y los de Benjamín se llenaron de temor, porque vieron que el desastre había venido sobre ellos. (Luc 1:65)
       De soberbia.
Eze_16:50 Y se llenaron de soberbia, e hicieron abominación delante de mí, y cuando lo vi las quité. (Neh_9:29)
       De ira.
Luc_4:28 Al oír estas cosas, todos en la sinagoga se llenaron de ira; (Luc 6:11; Hch 19:28)
       De celos.
Hch _5:17 Entonces levantándose el sumo sacerdote y todos los que estaban con él, esto es, la secta de los saduceos, se llenaron de celos; (Hch 13:45)

Asi que si somos vasos escogidos por Dios debemos ser contenedores de algo que el mismo que nos formó quiere que seamos llenados. En la palabra de Dios encontramos precisamente de que quiere Dios que seamos llenos. 

¿De que quiere Dios que “seamos llenos”?
·         Sed llenos del Espíritu Santo. Efesios 5:18 No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, (Hch 2;4; 4:31; 6:3).
·         Llenos de gozo-paz. Rom 15:13  Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo, ref. Hechos 13:52 Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo.
·         Llenos de bondad. Romanos 15:14 Pero estoy seguro de vosotros, hermanos míos, de que vosotros mismos estáis llenos de bondad...
·         Llenos de todo conocimiento. Romanos 15:14(b) ...llenos de todo conocimiento, de tal manera que podéis amonestaros los unos a los otros.
·         Llenos de toda la plenitud de Dios. Efesios 3:19 y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.
·         Llenos de frutos de justicia. Filipenses 1:11 llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.
·         Llenos del conocimiento de su voluntad. Colosenses 1:9 Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual.

¿Que quiere decir que “seamos llenos”?

En todas las referencias anteriores destaca la palabra “llenos” que en el idioma  original griego podría estar representada por dos palabras: “Plero” la primera, cuya referencia en el diccionario Strong se designa como  (G4137) y significa “completar” y en un significado mas simple se describe como “llenar hasta arriba”. La otra palabra es “Mestos” (G3324) aparece en Rom 15:14 (a) y se relaciona con una raiz que significa medir, conllevando de este modo a una representacion de tener una medida plena. De este modo queda claro que la llenura a la que la palabra de Dios nos ha llamado es completa y rebosante en su totalidad, esto nos recuerda lo que el salmista nos declara en el Sal 23:5 ... “mi copa está rebosando”. David conocía plenemente lo que era la plenitus de la llenura de Dios en su ser.

¿Qué significa, entonces, ser llenos del Espíritu Santo? Muchas veces la Escritura usa la expresión “ser llenos de” para señalar la condición de alguien que está siendo controlado por algo.
Por ejemplo, en Lc. 5:26 se habla de un grupo de personas que se llenaron de temor al ver al Señor sanar a un paralítico; y en Lc. 4:28 se dice de los de la sinagoga  se llenaron de ira contra Cristo porque sanó en el día de reposo a un hombre que tenía seca una mano.
No es lo mismo sentir miedo o ira que estar lleno de miedo o de ira. Son dos experiencias distintas. Una persona llena de miedo está controlada por el miedo, así como el que está lleno de ira ha sido controlado por la ira al punto de que puede llegar incluso a hacer locuras.
Ser lleno del Espíritu, entonces, no es otra cosa que ser controlado por el Espíritu que mora en nosotros. Noten el contraste en Ef. 5:18“No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu”. Lo que sucede con una persona cuando se emborracha es que ha tomado tanto alcohol que su influencia lo domina. Ese hombre está bajo el efecto de la bebida.
Lo que Pablo nos dice aquí es que no debemos dejar que eso ocurra, no debemos permitir que el alcohol nos influencie de ese modo, sino que debemos dejarnos controlar por el Espíritu.
¿Como podemos ser llenos?
Pidiendola a Dios en Oracion por nosotros y por los demás.  Col 1:9 Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual.

Cuidando lo que entra por nuestros ojos. Luc 11:34 La lámpara del cuerpo es el ojo; cuando tu ojo es bueno, también todo tu cuerpo está lleno de luz; pero cuando tu ojo es maligno, también tu cuerpo está en tinieblas. El Salmista pudo decir “No pondré cosa injusta ante mis ojos” Sal 101:3.

Evitando la comunión intima con el mundo,  1Co 15:33 No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres. El mismo Señor rogó por  sus discípulos en Juan 17  “No te ruego que los quites del mundo sino que los guardes del mal”. Debemos hablar diferente, pensar diferente y actuar de un modo contrario a la corriente de este siglo malo.

 ¿Quienes fueron llenos del E. Santo?
 ·         Juan el bautista: Luc_1:15 porque será grande delante de Dios. No beberá vino ni sidra, y será lleno del Espíritu Santo, aun desde el vientre de su madre.
·         Zacarias padre de Juan el bautista: Luc_1:67 Y Zacarías su padre fue lleno del Espíritu Santo, y profetizó, diciendo:
·         El Señor Jesús: Luc_4:1 Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto
·         Pedro: Hch_4:8 Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: Gobernantes del pueblo, y ancianos de Israel:
·         Esteban el diácono: Hch_6:5 Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía;
·         Pablo el apóstol:  Hch_9:17 Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. (Hch 13:9).
·         Bernabé compañero de Pablo: Hch_11:24 Porque era varón bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe. Y una gran multitud fue agregada al Señor.

Una característica común en todos estos hombres fue la oración continua, el conocimiento pleno de la palabra y un ministerio publico evidente sirviendo a los demás.



(haz clic aquí para descargar).

(haz clic aquí para descargar).

martes, 9 de febrero de 2016

¿de que religión eres?

La Orotava, 09 de Febrero  del 2016.

Ser religioso no necesariamente significa tener una relación directa y acertada con Dios. En  el nombre de Dios se han cometido las atrocidades más descabelladas jamás realizadas. Si nos remontamos a sus orígenes las religiones fueron creadas por hombres que tuvieron una necesidad de ser venerados y tenidos por dioses. Esto sucedió en el antiguo Egipto donde a los Faraones se les veneraban como a deidades y, ¿qué decir del imperio Romano? Los mismos emperadores se auto proclamaban dioses y exigían ser adorados como tales. Sin embargo, es evidente que todos estos faraones y emperadores han tenido que pasar por la experiencia de la muerte, demostrando así que eran no más que simples mortales, ya que el único y genuino Dios no puede morir.
Ser parte de un grupo religioso puede en principio estar sujeto a una tradición familiar, ya que en muchos grupos familiares escuchamos la expresión “ yo sigo la religión de mis padres” y siguen un conjunto de normas heredadas de generación en generación, olvidando que sus antecesores pudieron equivocarse a la hora de escoger el camino para llegar a Dios. No cuestionan nada ni confrontan sus creencias con lo que la Biblia (la norma dejada por Dios) nos dice. Otros sencillamente se dejan llevar por líderes carismáticos que arrastran a multitudes que están allí porque ellos les dicen lo que quieren escuchar. Otros, dejándose llevar por sus emociones, siguen alguna religión sencillamente porque se les eriza el vello de la piel al escuchar tal o cual canción. Seguir a Dios no es una cuestión de herencia familiar, estar en el camino correcto que lleva hacia el ser Supremo no quiere decir que solo debo escuchar lo que quiero oír desechando todo lo demás, y mucho menos seguir a Dios es un de asunto de emociones y experiencias carnales.
Entonces surge el interrogante: si la religión y todo lo anteriormente descrito no  me puede llevar a Dios, ¿cómo puedo hallarlo? La Biblia, en Juan 3, describe una historia de un hombre llamado Nicodemo que vino al encuentro del Señor Jesús de noche con muchas preguntas. Este hombre era rico, pero sus riquezas no podían llenar el vacío existente en su vida. Nicodemo era intelectual: era un maestro de maestros, instruido en la ley de Moisés y enseñaba esto al pueblo. Pero su conocimiento no bastaba para acallar todas sus dudas. Él era religioso y seguidor tradicional de las costumbre judías y seguramente cumplidor de muchas de ellas, pero todo esto no le daba la satisfacción plena que él buscaba, es por eso que se acerca al Señor en busca de la genuina verdad.
El encuentro de Nicodemo con el Señor Jesucristo lleva  a este hombre a plantearse un interrogante que jamás había surgido en toda su carrera. Jesús le pregunta si él tenía la experiencia del nuevo nacimiento. En  Juan 3:5 se nos dice: “el que no naciere del agua y del espíritu no puede entrar en el reino de Dios”. Nacer de nuevo es experimentar un cambio tan radical que se compara como un nacimiento físico, es que le ocurra a uno en el alma lo que se produce cuando vemos la luz por primera vez. Esta experiencia no es el resultado de ningún esfuerzo humano, todo esto es por la misericordia y gracia de Dios, misericordia que debemos pedir a Él.
Esta frase, nacer de nuevo o renacer, recorre todo el Nuevo Testamento. Pedro habla de renacer por la gran misericordia de Dios (1 Pedro 1:3 ); y también de renacer, no de simiente corruptible, sino incorruptible (1 Pedro 1:23 ). Santiago nos dice que Dios nos hizo renacer por la Palabra de verdad (Santiago 1:18 ). En la Carta a Tito se nos habla del lavamiento de la regeneración (Tito 3:5). Algunas veces se expresa esta misma idea como una muerte seguida de una resurrección o recreación. Pablo dice que los cristianos hemos muerto con Cristo y resucitado a una nueva vida (Romanos 6:1-11 ). Y habla de los que se han convertido hace poco como bebés en Cristo (1 Corintios 3:1-2 ). El que una persona esté en Cristo, es decir, sea cristiana, es como si hubiera sido creada totalmente de nuevo (2 Corintios 5:17 ). Una nueva creación tiene lugar en Cristo (Gálatas 6:15 ). Nuevas personas son creadas según Dios en la justicia y santidad de la verdad (Efesios 2:24 ). El que está dando los primeros pasos en Cristo es un niño (Hebreos 5:12-14 ). Esta idea del nuevo nacimiento o de la nueva creación aparece en todo el Nuevo Testamento.  Ahora bien, esta idea no les sonaría extraña en absoluto a los primeros lectores del Nuevo Testamento. Los judíos la usaban al hablar de los que procedían del paganismo y aceptaban el judaísmo mediante la oración, el sacrificio, el bautismo y la circuncisión: eran nacidos de nuevo. "El prosélito que abraza el judaísmo -decían los rabinos- es como un niño, recién nacido.» Tan radical era el cambio que todos los pecados que hubiera cometido antes se le habían perdonado, por que ahora era una persona diferente. (W. Barclay, comentario al evangelio de Juan).

Ser religioso o ser parte de un grupo que profese seguir a Dios no nos da ninguna garantía de que todas nuestras cuentas pendientes con Dios están saldadas. La única experiencia válida delante de Dios es la del nuevo nacimiento ganada por Cristo en la cruz del calvario. Cristo derramó toda su vida y su sangre para que tú y toda la humanidad pudiéramos experimentar este nuevo nacimiento en Dios. Es por eso que debes profesar con tus labios el reconocimiento absoluto de tus pecados y pedir el perdón que solo Dios da a aquellos que lo buscan de corazón. ¿Tienes esta experiencia en tu vida? Si no es así, permite que Cristo te dé el nuevo nacimiento que toda persona necesita para encontrar  la salvación eterna de su alma.


miércoles, 6 de enero de 2016

La dieta del Creador, txt




    
    
En el libro La dieta del Creador, Jordan S. Rubin, doctor en naturopatía, reta a todos los seres humanos, de todas edades, a mirar la salud bajo una nueva perspectiva. Rubin pasó años luchando con la enfermedad de Crohn para llegar a obtener una buena salud. Él conoce perfectamente cómo se enferman las personas, pero más importante que esto es que él sabe cómo promover una buena salud. Este revolucionario libro está plenamente documentado con culturas históricamente saludables, secretos de dietas y principios de nutrición que incluyen los orígenes de alimentos que sanan junto con protocolos de salud que ayudan a restaurar y mantener la salud.


Algunos temas incluidos en el libro son:

  • Cómo ir de la tragedia al triunfo
  • Cómo enfermarse: Una receta moderna para la enfermedad
  • Cuatro víctimas encuentran la victoria (historias de la vida real sobre la recuperación)
  • Tú eres lo que piensas
  • Medicinas bíblicas: hierbas, aceites esenciales, hidroterapia y terapia musical
Puntos claves:

  • Prólogo por el Dr. Charles F. Stanley
  • Este libro es un testimonio para todo aquel que quiera tener una buena salud y un nuevo comienzo
(haz clic aquí para descargar).


lunes, 28 de diciembre de 2015

2as. oportunidades en la vida de Pedro. txt.mp3.


La Orotava, Tenerife, Islas Canarias, España 19/12/2015.
27/12/2015.
08/05/2016.
Lecturas:
Rompiendo su auto suficiencia: Mar_14:72 Y el gallo cantó la segunda vez. Entonces Pedro se acordó de las palabras que Jesús le había dicho: Antes que el gallo cante dos veces, me negarás tres veces. Y pensando en esto, lloraba.
Restaurando su comunión con Dios y sus condiscípulos: Jn_21:16 Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas.
Removiendo sus prejuicios: Hch_10:15 Volvió la voz a él la segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo llames tú común.
El Señor llama a Pedro en medio del rigor de sus tareas cotidianas de la pesca y es interesante que no solo le hace el llamado a pescar almas sino que también le pone un sobre nombre, de Simón pasa a ser llamado también Pedro (Jn 1:42), destaca la manera como los evangelistas mencionan a este singular discípulo en sus escritos y hay tres formas de cómo lo presentan:
ü  Simón: Este era su nombre de pila, así le llamaron sus padres. Resalta del mismo modo como este nombre generalmente va asociado con la vida secular de este singular discípulo, se le llama Simón cuando se dice que iban a su casa Mr 1:29; cuando se menciona a su suegra Mr 1:30; cuando se hace mención a su barca Lc 5:3-4; del mismo modo cuando el Señor quería recordarle su vida pasada en debilidad: Cuando se quedo dormido en el huerto Mar 14:37; Lc 5:5-8 se destaca la debilidad e indignidad de este discípulo ante la pesca milagrosa. Así que cuando este discípulo necesitó ser reprendido o censurado el Señor se refirió a él como Simón.
ü  Pedro: Fue el nombre que el Señor escogió para remplazar su viejo nombre, Simón. Pedro era una especie de sobre nombre. Significa <<roca>> (Petros es la palabra griega para <<un pedazo de roca, una piedra>>, el equivalente arameo era Cefas Jn 1:42, de ahí en adelante Roca fue su sobre nombre. Este sobre nombre era importante, el Señor tendría una razón por la que se lo puso, cuando Pedro actuaba según su vieja vida el Señor y los evangelistas le mencionan como Simón, así que este nuevo nombre impuesto por el Señor podía representar lo que su Maestro esperaba de él que se comportara como una roca. Este hombre joven llamado Simón, que llegaría a ser Pedro era impetuoso, agresivo e impaciente. Necesitaba transformarse en una roca, sólida, firme confiable y ese fue el sobre nombre que el Señor le dio. A partir de ese momento el Señor podía reprenderlo o alabarlo usando un nombre u otro según fuera el caso.
ü  Simón Pedro: Es interesante que el evangelista que más usa esta combinación de nombres sea su mejor amigo y vecino Juan, en su evangelio aparecen unas dieciséis veces esta frase (1:40; 6:6, 68; 13:6,9,24,36; 18:10,15; 20:2,6; 21:2,3,7,11,15), en comparación a Mateo y Lucas que solo la usan una sola vez (Mt 16:16; Lc 5:8). Está claro que su amigo Juan no quería usurpar el método que el Señor usaba con Pedro y no se parcializa ni por uno ni por otro nombre, usando los dos nombres. Así también el mismo se llama de este modo en el comienzo de su segunda carta 2Ped 1:1, pudiera ser un claro recordatorio de quién fue y quien era por la gracia de Dios.
ü  Simón hijo de Jonás: En cinco ocasiones en  el N.T. se le menciona como “Simón hijo de Jonás”: (Mt 16:17; Jn 1:42; Jn 21:15; 21:16; 21:17).  Mateo la usa para resaltar lo bienaventurado que era por reconocer al Señor como Mesías,  en las otras ocasiones es Juan quién usa esta frase para resaltar el cambio de nombre de Simón y en la restauración de Pedro junto al mar de Tiberias.
En la palabra de Dios se identifica a los seguidores del Maestro en relación a su vieja vida pasada como: pecadores, enemigos y débiles en cuanto a nuestra relación antigua con Dios Rom 5:6-10. Sin embargo esta denominación a cambiado para mejor. Ahora somos llamados amigos del maestro Jn 15:14-15 y merecedores de conocer todos los misterios revelados por Dios. El asunto es que depende de nuestra actitud hacia Dios la forma como Él nos llamará.
El recordar nuestro pasado nos hará agradecer nuestro presente dejándonos claro cuál será nuestro futuro.

Simón Pedro el discípulo único:
Pedro destacaba de sus compañeros en muchos aspectos.
ü  Aparece de primero en todas las  lista  de los doce discípulos que se mencionan en los evangelios y Hechos

Mat 10:2-4         Mr 3:16-19        Lc 6:13-16          Hch 1:1-13  
Pedro              Pedro         Pedro          Pedro
Andrés                Jacobo                Andrés                Jacobo
Jacobo                Juan                     Jacobo                Juan
   Juan                  Andrés                  Juan                   Andrés
Felipe                   Felipe                   Felipe                   Felipe
Bartolomé          Bartolomé          Bartolomé          Tomás
Tomás                Mateo             Mateo         Bartolomé
Mateo                  Tomás                  Tomás                  Mateo
Jacobo                                Jacobo                Jacobo                Jacobo
                     hijo de Alfeo         hijo de Alfeo    hijo de Alfeo      hijo de Alfeo                     
Lebeo                   Tadeo                   Simón                  Simón
  llamado Tadeo                                                                                                            
Simón             Simón             Judas              Judas
                                                                   hijo de Jacobo      hijo de Jacobo
         Judas Iscariote    Judas Iscariote   Judas Iscariote          
ü  Invitó al Señor a su casa donde sanó a su suegra Mr 1:29-30
ü  Caminó sobre el mar junto a su Maestro Mt 14:28
ü  Le confesó como Mesías y Cristo Mt 16:16
ü  Se negó a que le lavasen los pies Jn 13:8
ü  Le defendió en el huerto con una espada Jn 18:10
ü  Le siguió (aunque de lejos) hasta el patio del Sumo sacerdote Mt 26:58
ü  Uno de los primeros en llegar a la tumba del Señor después de la resurrección Jn 20:4
ü  El primero en dar un sermón el día de pentecostés Hch 2:14
¿Para qué se nos presentan estas segundas ocasiones?:
·         Para romper su auto suficiencia.
Mar_14:72 Y el gallo cantó la segunda vez. Entonces Pedro se acordó de las palabras que Jesús le había dicho: Antes que el gallo cante dos veces, me negarás tres veces. Y pensando en esto, lloraba.
            Es interesante notar que los cuatro evangelios hacen mención de la negación de Pedro de una manera particular en cada caso:
ü  Mat_26:74 Entonces él comenzó a maldecir, y a jurar: No conozco al hombre. Y en seguida cantó el gallo.
ü  Mar_14:72 Y el gallo cantó la segunda vez. Entonces Pedro se acordó de las palabras que Jesús le había dicho: Antes que el gallo cante dos veces, me negarás tres veces. Y pensando en esto, lloraba.
ü  Luc_22:60 Y Pedro dijo: Hombre, no sé lo que dices. Y en seguida, mientras él todavía hablaba, el gallo cantó.
ü  Jn_18:27 Negó Pedro otra vez; y en seguida cantó el gallo.
En cada caso se nos deja claro que la palabra de Dios tendrá su fiel cumplimiento, si Dios lo ha dicho así será y es por esta razón que debemos atender y cumplir las advertencias que nos están dadas en su palabra con la finalidad de que seamos fieles y constantes a Dios y a su palabra.
            Pedro había demostrado en muchas ocasiones su disposición de ser el primero de la fila a la hora de responder al llamado de su maestro,  así que en estos momentos tan críticos para su Maestro no podía ser menos, él quería ver el fin de todo esto; Pero esa disposición no bastaba si iba acompañada de una auto suficiencia  carente de la dependencia espiritual que el Señor esperaba de sus discípulos.  El mismo Señor le advierte lo que ocurriría si el persistía en esa actitud. El terrible error de Pedro fue desestimar las palabras de advertencia del Señor.
Algunos errores que Pedro cometió antes de la negación al Señor. El preámbulo perfecta antes de una caída espiritual.
ü  Desestimó la advertencia de su Maestro. El terrible error inicial de Pedro fue desestimar las palabras de advertencia del Señor.
ü  Seguía a Jesús de lejos. Su disposición de identificarse con el Señor se vio mermada
ü  Se calentaba con los impíos.
ü  Hablaba como uno de los del mundo.

Hay una curiosa posibilidad aquí que prestaría un curioso colorido al pasaje. Puede que el canto del gallo no fuera el de esa ave de corral; y que desde un principio no se entendió que lo fuera. Después de todo, la casa del sumo sacerdote estaba en el mismo centro de Jerusalén, y no se supone que había corrales en esa zona. Había de hecho una regla de la ley judía de que era ilegal tener gallos y gallinas en la Santa Ciudad porque contaminaban las cosas santas. Pero la hora de las 3 de la madrugada se llamaba el canto del gallo, y esto por la siguiente razón. A esa hora cambiaba la guardia romana en el castillo de la torre Antonia; y la señal del canto de la guardia era un toque de trompeta. El nombre latino para el toque de trompeta era gallicinium, que quiere decir el canto del gallo. Es por lo menos posible que precisamente en el momento que Pedro hizo su tercera negación la trompeta de las almenas de la torre Antonia tocó el gallicinium sobre la ciudad dormida; y Pedro se acordó, y salió y derramó su corazón en llanto. (W. Barclay).

2as. oportunidades en la vida de Pedro, mp3
2as oportunidades en la vida de Pedro II .mp3
(haz clic aquí para descargar o escuchar)
2as. oportunidades en la vida de Pedro .ppt
(haz clic aquí para descargar presentación power point).
2as oportunidades en la vida de Pedro III .mp3
(haz clic aquí para descargar o escuchar)
2as oportunidades Pedro II .ppt
(haz clic aquí para descargar presentación power point)


jueves, 3 de diciembre de 2015

El significado original de la oración.

La Orotava, 30/11/2015.


1Ti_2:1-7: Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; 2:2 por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. 2:3 Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, 2:4 el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. 2:5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, 2:6 el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo. 2:7 Para esto yo fui constituido predicador y apóstol (digo verdad en Cristo, no miento), y maestro de los gentiles en fe y verdad.

Aquí se agrupan cuatro palabras diferentes para la oración. Es verdad que no se deben distinguir abruptamente; pero cada una de ellas tiene algo que decirnos acerca del camino de la oración.

(i) La primera es déésis, que hemos traducido como peticiones. No es exclusivamente una palabra religiosa; se puede referir indistintamente a una petición que se hace a otra persona o a Dios; pero su idea fundamental es un sentimiento de necesidad. Nadie hace una petición a menos que se le haya despertado el deseo un sentimiento de necesidad. La oración empieza por ese sentimiento, con la convicción de que no podemos enfrentarnos con la vida solos. Ese sentimiento de debilidad humana es la base de que acudamos a Dios.
(ii) La segunda es proseujé, que hemos traducido por oración. La diferencia básica entre déésis y proseujé es que deésis se puede dirigir a un hombre o a Dios, pero proseujé nunca se usa nada más que en relación con Dios. Hay ciertas necesidades que sólo Dios puede satisfacer. Hay una fuerza que sólo Él puede dar; un perdón que sólo Él puede conceder; una certeza que Él sólo puede infundir. Bien puede ser que nuestra debilidad nos persiga porque presentamos nuestras necesidades donde no nos las pueden satisfacer.
(iii) La tercera es énteuxis, que hemos traducido como ruegos. De las tres palabras ésta es la más interesante. Tiene una historia alucinante. Es el nombre correspondiente al verbo entynjánein, que originalmente quería decir encontrarse o dar con una persona; de ahí paso a significar tener una conversación íntima con una persona; luego adquirió un significado especial, el de entrar a la presencia de un rey para someterle una petición. Eso nos dice mucho acerca de la oración. Nos dice que el acceso a Dios está abierto para todos y que tenemos derecho a presentarle nuestras peticiones a Uno Que es el Rey. No hay nada que sea demasiado grande o imposible para pedírselo a Tal Rey.
(iv) La cuarta es eujaristía, que hemos traducido  como acción de gracias. La oración no es sólo pedirle cosas a Dios; también quiere decir darle gracias a Dios por cosas. Porque muchos de nosotros practicamos la oración como un ejercicio de quejas, cuando debería ser un ejercicio de gratitud. Tenemos derecho a presentarle nuestras necesidades a Dios; pero tenemos también el deber de presentarle nuestras acciones de gracias. (Tomado del comentario al Nuevo Testamento de W. Barclay).

Así que cuando nos acerquemos a Dios en Oración tengamos presente estos significados para hacer un uso correcto de este recurso bendito que Dios nos ha dejado para comunicarnos con El de manera efectiva.